El sofá es uno de los elementos más importantes del mobiliario y de la decoración. Por ello, cuando toca renovarlo o comprar uno nuevo es inevitable preguntarse: ¿qué color elijo para mi sofá? Esta pieza imprescindible en todo salón supone en ocasiones una inversión importante porque lo vamos a utilizar muchos años. Por ello, escoger el tono del sofá es una tarea sobre la que hay que reflexionar, ya que nuestra decisión durará años. Si tienes dudas sobre cómo elegir el color del sofá, aquí te dejamos unos consejos.

Sofá grande tapizado clásicoAunque lo más importante en un sofá es la comodidad. Por eso, escoge uno en el que te sientas realmente confortable por la misma razón: durará muchos años. Antes de lanzarte a la elección del color tienes que tener claro cuál será el sitio del sofá: puede estar pegado a la pared, junto a una ventana o bien en medio de la sala, separando un salón comedor.

Ten en cuenta también la luminosidad de la habitación y si el sofá será lo primero que veamos al entrar por la puerta. Reflexionar sobre estos factores nos ayudará a decidir si queremos dar más o menos protagonismo a nuestro sofá con un color más neutro o uno más atrevido. Las opciones son tan amplias como los límites de tu imaginación y en rústica& ambientes estaremos encantados de ayudarte a elegir el color de sofá que más se adecua a tu elección de estilo y muebles de salón. Desde los clásicos a los más modernos, éstos son los colores más comunes:

Colores de sofá más habituales

  1. Blanco. El blanco es una elección clásica de sofá que, sin embargo, también puede plantearse para un salón más moderno con toques minimalistas. Lo mejor de este sofá es que va bien con cualquier color y aporta mucha luminosidad. Su principal pega es que las manchas son muy visibles. Por ello, asegúrate de escoger un tejido que las repela o, si tienes niños, mascotas o le das mucho uso, busca una opción más oscura.
  2. Crema. Con un efecto similar al color blanco, el color crema permitirá ganar luminosidad en la sala sin tener que preocuparnos tanto por no mancharlo. Combina muy bien con otros colores como el marfil y el beige, aunque realmente es un color que pega con todo, lo que lo convierte en el tono de sofá por excelencia.
  3. Gris. El tono gris piedra es una opción también muy combinable y en la que se nota menos la suciedad que en los anteriores. Conforme vamos oscureciendo la tonalidad de gris, el sofá transmitirá una imagen de más sobriedad, por lo que no está de más añadir detalles como unos cojines en tonos más llamativos como el rojo, amarillo o estampados.
  4. Marrón. El marrón es otro de los colores populares y vinculados a los salones clásicos, pero tiene la desventaja de que no combina tan bien con todos los tonos.
  5. Negro. El negro es una buena opción si no tenemos muy claro qué tono escoger. Es elegante y combina muy bien con todo. Eso sí, para no sobrecargarlo debemos asegurarnos de que la habitación y los colores que hemos escogido para las paredes y el mobiliario son lo suficientemente luminosos.

Colores de sofá atrevidos

Sofá tapizado clásico mostazaPero si quieres dar a tu salón un toque rompedor y has pensado en dar protagonismo a tu sofá te recomendamos directamente otros tonos menos tradicionales como el azul turquesa, el rojo, el morado, el amarillo o el cobrizo. También puedes optar por los estampados o por el cuero que, además, combina muy bien con otros colores.