Limpiar la tapicería del sofá y las sillas de casa es una tarea que se debe realizar al menos una vez año. Aunque hacerlo no es complicado, sí que hay que seguir una serie de pasos de limpieza para no dañar la tela de los muebles y que queden como el primer día.

Limpiar un sofá con un producto inadecuado, demasiada agua o de forma incorrecta puede provocar manchas y cercos en la tela del sofá, por lo que es importante seguir bien los consejos de limpieza, que son en cualquier caso muy sencillos.

Y es que, antes de comenzar surgen muchísimas dudas, ¿cómo limpiar un sofá de tela?, ¿cómo limpiar un sofá sin desenfundar?, ¿qué limpiador de tapicerías debo utilizar?

Como especialistas en muebles tapizados, en este post te proporcionamos unos sencillos trucos para limpiar tu sofá de casa, que también son válidos para parte de nuestros sofás tapizados clásicos y de tapizados modernos, ¡descúbrelos!

Sofá tapizado moderno

¿Cómo limpiar un sofá de tela?

Por muchas precauciones que tomemos, la acumulación de polvo y ácaros es inevitable en un sofá. Y, siendo realistas, no manchar un sofá es casi misión imposible en un hogar, sobre todo en el que hay niños o mascotas.

En estos casos, una opción a tener en cuenta es equipar tu salón con un sofá desenfundable, que te permita retirar la funda y lavarla cómodamente. Pero si optas por los bellos tapizados, tampoco será un problema. Te explicamos cómo limpiar un sofá de tela de forma sencilla y con buenos resultados.

Cómo limpiar el sofá sin desenfundar

La realidad es que la mayoría de nuestros muebles tapizados no se pueden desenfundar. En este caso, el proceso es algo más largo, aunque no por ello complicado. Estos son los pasos para limpiar un sofá sin desenfundar y de forma fácil y sencilla:

  1. Quitar el polvo con el aspirador o un cepillado a fondo. Aspira en el sentido de las tramas del sofá y luego hazlo a contrapelo. El cepillado es una operación que puedes repetir varias veces al año o incluso de forma mensual.
  2. Preparar una combinación de agua con producto de limpieza para tapicerías o bien con unas gotitas de amoniaco diluido en agua.
  3. Aplicar con un paño y repetir el proceso, esta vez solo con agua.
  4. Si existen manchas más complicadas, se puede utilizar un limpiamanchas en seco específico para tapicerías.

Otros casos: limpiar un sofá de piel

Aunque los sofás de tela son los más habituales en nuestros hogares, existen otros tipos de texturas y materiales, como el cuero, que no se limpia de la misma forma. Es recomendable utilizar un producto específico para la limpieza de cuero o bien vinagre blanco diluido en agua. El proceso es el mismo que con el de tela: la mezcla se aplica con un trapo bien escurrido y de arriba a abajo. En este caso también es necesario aspirar el sofá previamente ya que, aunque no lo parezca, en el cuero también puede haber polvo acumulado, sobre todo en los recovecos.

Sofá biplaza moderno tapizado

El color: un  buen aliado para la limpieza de tu sofá

Y, por último, te aconsejamos que elijas el sofá adecuado para tu hogar y que te dejes asesorar por profesionales. Por ejemplo, para los sofás a los que se les va a dar mucho uso es recomendable un color oscuro en el que no se noten mucho las manchas, además de la limpieza habitual. En vez de escoger un sofá blanco, cuando lo utilizamos en ocasiones para comer o cuando los niños son todavía pequeños, podemos optar por un tono más apagado y seguir una serie de trucos para elegir el color del sofá.

Así, no tendremos que limpiar tan a menudo, con el inevitable desgaste que conlleva para el sofá, y mantendremos nuestros muebles mucho más radiantes. El sofá es uno de los protagonistas de cualquier salón o sala de estar, ¡realiza un buen mantenimiento para cuidarlo!