Es uno de los estilos decorativos que siempre está de moda y suele ser uno de los preferidos por su gusto elegante. El estilo colonial se mantiene entre las tendencias decorativas adaptándose a los gustos actuales y haciéndose un hueco entre los hogares de muchas personas, ya que lo hacen aún más atractivo y agradable a la vista de quienes lo eligen. Es un estilo que aporta calidez tanto a espacios grandes como pequeños.

Para entender este tipo de mobiliario, te explicamos algunos detalles de su origen. Se inspira en los muebles que se usaban en las antiguas colonias de países europeos, como Francia, Alemania o Inglaterra. Un estilo que surgió a raíz de usar maderas autóctonas para fabricar, de forma artesanal, muebles europeos de estilo clásico. Sus acabados, además, se inspiran en las culturas donde se localizaban estas colonias, como África, Sudamérica y sudeste asiático, creando un mestizaje exótico y a la vez una estética natural y relajante. Suelen estar realizados con maderas oscuras como la teca o la caoba, dando un aspecto sólido al mobiliario. Sin embargo, actualmente, el avance del estilo nórdico –con muebles blancos- está provocando que las maderas coloniales, oscuras por naturaleza, se comiencen a comercializar en tonos blanqueados o decapados.

Claves del estilo colonial

  1. Estilo atractivo por sus piezas de aspecto sólido. Se puede encontrar casi todo tipo de muebles, pero los más habituales son las librerías, los biombos, las camas, las vitrinas y los aparadores.
  2. Muebles de grandes dimensiones. Como hemos comentado, muebles como las librerías o las vitrinas suelen ser habituales en este estilo y son parte importante para conseguir una decoración colonial. Suelen ser muebles que intentan conseguir unir Oriente y Occidente y representar épocas pasadas, pero a la vez con un toque moderno. Suelen ser muebles rústicos de madera que se combinan con artículos vintage. Para ello, las piezas antiguas tienen gran importancia en este tipo de decoración.
  3. Textiles. Esenciales para el estilo colonial, ya que tanto cortinas como tapizados son claves para la decoración. Tejidos como la rafia, el lino, las fibras naturales de las alfombras, contribuyen a dar a las habitaciones ese toque natural y a la vez cálido. Se pretende recrear un estilo artesanal a través de tejidos gruesos.
  4. Colores. Suelen predominar los colores oscuros, pero actualmente la paleta cromática ha aumentado y se pueden encontrar blancos, tonos ocres o tierras, dando cabida también a colores más vivos como el rojo.
  5. Paredes con papel pintado con motivos clásicos. Darán un toque colonial a tu estancia y ayudarán a crear un ambiente cálido. Los elementos naturales que comentamos a continuación serán el conjunto perfecto para las estancias con este tipo de paredes.
  6. Elementos naturales. Baúles, mecedoras de mimbre o sillones de bambú… elementos que también ayudarán a conseguir este estilo colonial en tu hogar. Además de la madera como elemento principal, otros materiales como la forja, el vidrio, el acero o la piedra serán esenciales. También el bambú, el mimbre o el ratón serán grandes aliados, ya que dan más sensación de colonialismo.
  7. Otros elementos decorativos. La mezcla con objetos de las culturas orientales, como los paneles japoneses, también será esencial en este estilo, así como las plantas tropicales (plantes colgantes, bonsáis…), que conseguirán darle armonía a tu hogar.

Los detalles son muy importantes para alcanzar el efecto colonial. Pero, al mismo tiempo, debes tener cuidado a la hora de decorar con este estilo, ya que suelen ser muebles de aspecto pesado y, por eso, no conviene recargar demasiado las habitaciones.

Si quieres decorar tu hogar con un estilo colonial, pero a la vez moderno, en rústica&ambientes te ayudamos y te asesoramos en todo lo que necesites.