Abordar la reforma de la casa del pueblo, bien como vivienda habitual o como segunda residencia, puede convertirse en una labor larga y complicada. A la par que apasionante.

Adaptar la vivienda a las necesidades actuales tratando de mantener la esencia rural y tradicional de los espacios suele ser el objetivo de aquellos que optan por reformar la casa de sus antepasados. Nuestro consejo es que tanto a la hora de hacer las obras como de decorar trates de adaptarte al estilo original, con pequeños toques modernos si así lo deseas, pero sin romper la sintonía con el pueblo donde se integra.

En este post vamos a ver algunos aspectos a considerar en la reforma de una vivienda rural y también algunos consejos sobre decoración. ¡Comenzamos!

Plantear una reforma inteligente

¿Cómo se encuentra la estructura?

Lo primero de todo será valorar con un equipo profesional cómo se encuentra la casa en cuanto a estructura, techos y fachada. De esta forma podrás sopesar si invertir o no en la reforma, ya que estos puntos son insalvables para conservar la vivienda en el medio-largo plazo. Revisar el sistema de aislamiento, de electricidad y de abastecimiento de agua es también uno de los requisitos antes de “entrar a vivir”.

También hay que tener en cuenta que las casas más antiguas que no han sido reformadas no cuentan con sistema de calefacción, por lo que fase inicial es un buen momento para comenzar a estudiar el tipo de instalación que mejor se adapta al hogar.

Reconfigurar el espacio

A la hora de reconfigurar el espacio, déjate asesorar por el arquitecto para ver si es viable hacer esa nueva distribución que tenías en mente. Puede haber algunos muros de carga que te recomienden no tocar. En ese caso, lo mejor es respetar la casa y adaptarnos a ella. Algo que nos ahorrará tanto problemas como dinero.

Suelos, paredes y fachadas

Algunos atributos de la casa antigua serán irrecuperables tras la reforma, piensa bien si los quieres eliminar. Por ejemplo, en muchas casas rurales se conserva el precioso suelo de baldosa hidráulica, las baldosas decorativas con suelo pigmentado que vuelven a estar de moda. También puedes conservar las paredes de piedra originales o mantener el encalado, que dará al hogar un toque acogedor con aires del pasado.

Decorando una casa rural: ¿cuál es el mejor estilo?

Decorar una casa de pueblo no tiene por que ser sinónimo de escoger todos los muebles en un estilo tradicional. Los hay que prefieren los muebles rústicos  y lo cierto es que se trata de una apuesta segura. La calidez que confiere al hogar la madera es inigualable. Esta es una propuesta clásica de nuestro catálogo perfecta para una residencia rural:

Aunque el toque rústico no está para nada reñido con el moderno, como se puede comprobar en esta otra propuesta.

Para dormitorios existen también multitud de propuestas que tienen a la forja y a la madera como protagonistas.

Pero sobre estilos no hay nada escrito, si te decantas más por el estilo moderno hay multitud de dormitorios que pueden encajar en el conjunto de una vivienda rural.

Lugares con sabor a pueblo: la bodega y el patio de casa

Finalmente, llegamos a esos lugares inconfundibles que difícilmente encontramos en las casas de ciudad: la bodega o el patio. En Rústica & Ambientes contamos con muebles especiales para bodegas: armarios, bancos, mesas y sillas de maderas nobles diseñados para que duren toda la vida.

Finalmente, si necesitas ideas para decorar el patio de tu casa, en nuestra sección de muebles para exteriores contamos con propuestas como esta, que mantiene el toque rústico y que recuerda al esparto que tanto ha inspirado en la decoración rural.

Si te han gustado nuestras propuestas no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo para que te ayudemos a amueblar tu casa del pueblo con muebles que, como ella, resistan al paso del tiempo.