El espacio de trabajo está cambiando en los últimos tiempos: los lugares se tornan más abiertos, luminosos y la idea de que para transmitir profesionalidad hay que mostrar una imagen de seriedad ya no está tan arraigada.

 

En los nuevos proyectos, el estilo moderno arrasa en la decoración de despachos.

Así que en este posts te damos una serie de ideas para decorar un despacho con este estilo, inspiradas en nuestro catálogo de muebles de oficina modernos. Aunque, si te decantas por cualquier otro estilo, encontrarás más opciones de decoración en nuestra tienda Rústica & Ambientes.

¿Cuáles son las tendencias en despachos modernos? En este de muebles predominan dos colores: el blanco y el negro. También es posible decantarse por una gama de colores claros, los más indicados junto al blanco para crear un espacio de trabajo más armonioso en el que se favorezca la concentración. El abuso de los colores oscuros o el uso de elementos con colores fuertes y llamativos no es lo más aconsejable, al menos, en el espacio donde se trabajará la mayor parte del tiempo.

Despachos en blanco y negro

Los muebles blancos, muy poco habituales en los despachos clásicos, son sin embargo los más populares en las propuestas modernas. Suelen ir en combinación con otro color, a modo de pincelada o compartiendo el protagonismo, como en este caso hace el negro:

Los toques coloreados pueden aparecer también de forma más sutil, como en los cuadros y en las alfombras.

Con un toque de color

¿Quieres dar un toque de color a la oficina? No solo el negro está aceptado… De hecho, el blanco combina con cualquier color, como vemos en las imágenes.

Una buena idea es utilizar el color corporativo junto al blanco, bien en los muebles (baldas de estanterías, cajones, patas del escritorio…) o en pequeños detalles decorativos, como jarrones, cojines, cuadros o elementos de iluminación.

El minimalismo: un estilo que triunfa

El estilo moderno no es sinónimo de minimalismo. Pero sí que es cierto que en la decoración de oficinas se prima esta filosofía de la sencillez, con el objetivo de evitar un espacio sobrecargado.

El diseño minimalista forma parte de las claves de la decoración moderna y se caracteriza por las líneas puras, limpias y simples y los espacios depurados.

En este estilo los elementos decorativos no son muy abundantes y se prima la utilidad de los elementos. Algo muy apropiado para un espacio de trabajo en el que conviene evitar distracciones.

El mundo a través de ventanas o cuadros

¿Dónde instalar el despacho? Lo mejor es poder hacerlo en un espacio luminoso, que permita que nos beneficiemos de la luz natural para trabajar. Si tienes buenas vistas, puedes optar por ventanas grandes o ventanales que te permitan disfrutar de la luz natural.

Aunque muchas oficinas son interiores y no existe la posibilidad de ventanas. En este caso, puedes evadirte a través de un cuadro. Aquí encontrarás algunas propuestas de cuadros modernos, como este de la imagen:

 

Ergonomía en tus muebles de oficina

Y recuerda que una oficina moderna tiene que ser también ergonómica. Más allá de la decoración, trata de escoger los muebles adecuados que favorezcan una posición cómoda. La altura de este tipo de mesas oscila entre los 65 y 75 cm, así que lo mejor será que regules tu silla de oficina y que utilices un reposapiés para evitar la presión en la parte trasera del muslo.