El dormitorio es uno de los lugares más importantes del hogar. Por eso, este espacio debe invitar al descanso, a la comodidad, a ser el refugio donde poder relajarse y sentirse a gusto en todo momento. El confort y la serenidad que se cree en la habitación serán fundamentales para que esa atmósfera los transmita y a la vez refleje nuestro estilo y personalidad. Para conseguir este espacio íntimo será esencial conseguir el dormitorio perfecto. Te recomendamos que te dejes llevar por tu creatividad.

En este post, te damos algunos consejos que te ayudarán a conseguir el dormitorio ideal para ti y a responder cómo decorar un dormitorio, ya sea para adultos, o un cuarto para adolescentes o los más pequeños de la casa. No dudes en consultar nuestros catálogos, de donde provienen las imágenes de este artículo.

El centro del dormitorio: la cama

La cama es, sin duda, el centro del dormitorio. Su colocación influirá en nuestro descanso y en el resto del espacio. Para empezar, se recomienda colocar la cama de manera que los frentes y laterales no salgan de nuestro campo visual. Además, tener un cabecero nos brindará seguridad. Teniendo en cuenta la posición de la cama, ya puedes empezar a distribuir el resto de los muebles y espacios con cuidado y mimo.

Espacio y distribución

Para colocar la cama deberás estudiar las posibilidades que te ofrece la habitación, es decir, la luz natural, las zonas de paso, las vistas al exterior y el almacenamiento. Una vez hayas decidido dónde la colocarás hay que pensar en una óptima distribución del resto del mobiliario. Es importante no sobrecargar el espacio con muchos muebles y, por eso, hay que elegir cada pieza con mimo. Debes pensar que debe ser un lugar donde se respire armonía y confort. Así que es mejor evitar una habitación llena de cosas donde se haga prácticamente imposible transitar.

Mobiliario

Una buena manera de comenzar es elegir el tipo de decoración que querrás para tu dormitorio. Empezar con el cabecero suele ser una buena opción porque marcará el resto del mobiliario. Los puedes encontrar de madera, forja, tapizados y de múltiples colores. Algunos de ellos ya vienen con la estructura de la cama, dándole a ésta más protagonismo. Más allá de las modas, debes pensar en tu comodidad y en lo que te transmitirá la habitación cada vez que entre a ellas. Puedes apostar por un diseño innovador, fresco y con diferentes materiales pero siempre teniendo en cuenta que sean acogedores.

La elección de las mesitas de noche también es importante. Hoy en día tienes múltiples posibilidades: en forma de sillas, palets de madera, la clásica con cajones, etc. Deberás tener en cuenta la altura de la cama para llegar cómodamente a las mesitas y qué espacio necesitas, es decir, si colocarás en ellas libros, móvil, despertador, lámparas…

Éste sería el mobiliario esencial, pero también puedes decantarte por elegir una cómoda, con patas o sin ellas, con más o menos cajones, etc., según tus necesidades de almacenamiento. Otro mueble que puede dar un toque de personalidad es el tocador. Un espacio personal para colocar la joyería, los perfumes u otros complementos. Todo dependerá del espacio del que dispongas y de la distribución del mismo, además de tener en cuenta qué tipo de armario tienes en la habitación.

Colores y materiales

La atmósfera que buscas también la lograrás teniendo en cuenta los colores y materiales que quieres utilizar en tu dormitorio ideal. Por lo que respecta a los colores, deberás elegir aquellos que inviten a la relajación y a una estancia acogedora. Por ejemplo, los colores tierra, los blancos o los azules claros, colores que aportan frescura y calidez.

dormitorio blanco y azulEn cuanto a los materiales, la madera suele ser la más escogida para los dormitorios, porque ofrecen sensación de calidez. Pero también puedes elegir materiales como un cabecero de forja para convertir la estancia en un lugar elegante. La elección de los textiles también será esencial para transmitir confort. Para ello, puedes utilizar materiales naturales (fibras naturales o el algodón 100%), que ayuden al descanso, como edredones o fundas nórdicas que regulen la humedad y mantengan la temperatura. Los cojines y las almohadas son otros textiles que también ayudarán a conseguir la calidez de un dormitorio y a crear un dormitorio con estilo.

Detalles y complementos

El toque personal lo puedes añadir mediante algunos detalles y complementos como alguna alfombra, un baúl o las lámparas. Marcarán la diferencia y definirán tu estilo en el dormitorio. También puedes colocar cualquier objeto que reflejo tu gusto y que cree una atmósfera especial.

dormitorio para adultos con colores negro y crema

¿Quieres conseguir tu dormitorio ideal y no sabes cómo? No dudes en ponerte en contacto con rústica&ambientes ¡Pídenos información sin ningún compromiso!