Si eres de las personas que disfruta acogiendo amigos y familiares en casa y dispones de algo de espacio, decorar la habitación de invitados será todo un placer. El objetivo: que nuestros huéspedes se sientan como en casa. Y, ¿cómo conseguirlo?

Con mobiliario y con decoración simple pero acogedora, como te explicamos en este post, donde te damos algunos consejos útiles para habilitar una habitación de invitados en tu casa. Puedes coger muchas ideas de nuestro catálogo de muebles de dormitorio de todos los estilos.

Lógicamente, el presupuesto que las familias suelen gastar en la habitación de invitados es más limitado que, por ejemplo, el del dormitorio principal. Y, por eso, su decoración es por lo general más sencilla pero también más orientada a la utilidad. Para que el invitado pueda satisfacer todas sus necesidades. ¡Vamos con algunos consejos!

Espacio para dos

Si dispones de espacio en la casa, lo mejor es pensar desde el principio en dos plazas para acoger a dos personas o a una sola, pero de forma muy cómoda. Estas son las soluciones más comunes:

  • Cama de matrimonio: para cuartos de invitados amplios. Si se opta por una cama grande, recomendamos de 135×190 cm, al menos.
  • Sofá cama: si nuestra habitación es más pequeña, podemos utilizar un sofá cama. Una opción genial cuando queremos dar otro uso al cuarto de invitados cuando no hay huéspedes. Por ejemplo, puede ser un estudio o una salita de estar.
  • Cama nido: también para espacios más reducidos, la cama nido puede resultarnos perfecta para las visitas. Suelen montarse rápidamente por lo que es una solución provisional fantástica.
  • Cama plegable de invitados: si los invitados llegan solo de forma ocasional y queremos poder aprovechar el espacio el resto del tiempo, recomendamos una cama plegable, también conocida como “plegatín”. Es la opción que menos espacio ocupa.

Trucos para una decoración simple y acogedora

Y una vez que hayamos solucionado este problema logístico, ¡ha llegado el momento de decorar! Aquí van algunas premisas para una decoración sencilla y acogedora:

  • Colores neutros: decoraremos preferiblemente en colores neutros, que facilitarán que cualquiera se pueda sentir a gusto. El crudo, el color marfil o el blanco son una buena opción. Eso sí, puedes incluir detalles coloridos como las mantas, los cojines, las cortinas o la colcha.
  • Iluminación cuidada: aunque no sea la estancia más utilizada de la casa, trata de iluminarla bien. No olvides incluir una lamparita para la mesilla de noche de tus invitados. Si necesitas inspiración, la encontrarás en nuestra sección de lámparas de diseño.

  • Detalles decorativos: flores secas o artificiales, velas, cuadros o un espejo de cuerpo completo. Son algunos de los detalles de decoración que suelen agradar a todos los invitados.
  • Papel pintado: el papel pintado es un elemento genial para distinguir la habitación de los invitados. De nuevo, escoge algún motivo bastante neutro para este lugar.

El mobiliario más útil para invitados

Además de la cama, estos son algunos de los muebles que puedes incluir, en función del espacio del que dispongas:

  • Escritorio: si recibes invitados por una temporada, piensa en incluir un escritorio con una silla para que puedan trabajar, estudiar, escribir o utilizar el ordenador cómodamente.
  • Armario: del mismo modo, si la estancia se prolonga varios días, tus invitados agradecerán tener un armario o cómoda donde colocar sus cosas. Lo imprescindible es que puedan colgar algunas de sus prendas. Para eso, no necesitarán un gran armario, sino que bastará con una barra con perchas.
  • Mesilla de noche: es todo un detalle contar con esta mesilla de noche con lámpara. Piensa en colocarla junto a un enchufe para conectar la lamparita y para que tu invitado pueda cargar el móvil.

Kit del invitado: ¡como en casa!

Finalmente, un detalle decorativo y de los más útil es el kit del invitado, que puedes preparar tú mismo. Como si de un hotel se tratara, puedes incluir un par de toallas, unos pequeños jabones, unas zapatillas y, por qué no, un bombón 😉 Definitivamente, ¡un detalle que marca la diferencia!